miércoles, 15 de julio de 2009

Capítulo 6

El primer día de instituto (parte 4)

Tantos chicos en mi cabeza... y quizás solo uno ocupaba mi corazón





Ahora sí, estaba sola en clase. Y como no soportaba aquella soledad, decidí salir a los patios.
Cuando hube bajado, descubrí que hubiera sido mejor quedarme en clase, porque en los patios me sentía más sola aún. Todos en grupo, compartiendo experiencias personales, mientras yo, sentada en un banco de madera, pensaba en “el chico de miradas profundas” y en lo que me había dicho.
Me daba rabia que me hubiera hablado como si me conociera de toda la vida, el no sabía nada de mi vida ni el infierno que he tenido que pasar.
Pero lo cierto es que tenía algo interesante, algo que me impedía dejar de pensar en ello. Cuando levanté la cabeza descubrí que me observaba solo en otro de los muchos bancos de madera que habían. ¿El también estaba solo? Me resultaba raro que un chico tan lindo como el no tuviera amigos o “amigas” es decir chicas detrás de él. Pero eso lo descarté cuando de pronto descubrí como se acercaban tres chicas y se sentaban junto a él. Vale retiro lo dicho. Acompañado si que está. Pero había algo que no me cuadraba en aquel personaje. Y tenía que descubrir el qué. Por lo pronto, lo que debía hacer era esperar a que papá viniera a buscarme, mientras él me seguía observando, mientras sentía que me leía la mirada, por muy extraño que parezca.
Se oyó el claxon del jeep, lo reconocí enseguida. Me puse en pie, y alejándome lo seguía observando como si una parte de mi quisiera estar con él.
- Hola papá – dije entusiasmada por verlo después de habernos reconciliado.
- ¡Sarah! ¿qué tal? – respondió dándome un beso en la mejilla a la misma vez.
- Pues…más o menos – dije con ganas de contarle lo del chico de miradas profundas al que no me gustaba llamar Oscar, pero en el fondo sentía que eran cosas mías y…quizás no debía. – Entré a la dirección, y me atendió un señor muy amable que me informo y me dijo que mamá le había dicho que era una chica de sobresaliente. Cosa que me enorgullece pero no quiero volver a ser la “empollona de la case”.
- No seas boba, tú eres aplicada y eres una de las mejores, aunque para mí la mejor, y lo que puedan decir de ti no te tiene por qué afectar ya que tu eres como eres, y no quiero que cambies.
- Lo sé papa – y pensé en ese momento lo encantador que era mi padre y yo tampoco quería que cambiara, porque estaba orgullosa de él a pesar de todo.
Durante el trayecto, le conté todo lo que había vivido en aquel recinto que tenía por nombre una serie de anime. Menos lo de “oscar”, claro.
Cuando llegamos a casa, que por cierto, tardamos como tres cuartos de hora ya que de paso fuimos al supermercado a comprar algo de leche y yogures. Papá entró adentro, mientras yo me quedé fuera, a causa de que mi móvil volvió a dar el tono de llamada y descubrí que tenía que cambiar esa música.
- ¿Si? – contesté dudosa
- ¡Holaaa! Sarah soy Susan, estoy con Alice – respondió emocionada
- ¡Chicas! ¿Cómo están? – pregunté alegre por aquella llamada que de nuevo me recordaba Detroit pero me liberaba de mis pensamientos sobre el Ouran.
- Muy bien, pero extrañándote. No sabes cuánto. Pero bueno… ¿Qué tal ese primer día de instituto? Nos dijo Charlie que hoy lo empezabas.
- Si…Pues para empezar, el instituto tiene nombre de una serie de anime – aclaré un poco harta de seguir repitiéndolo. – Ouran High School, horrible.
- ¿Qué dices? Ay mi madre…
- Si, lo que oyes. Pero a ver si con el tiempo me entero de porque le pusieron ese nombre.
- Bueno, pero cuéntanos como te fue. ¿el insti es más bonito que este? – preguntó Susan, con un tono curioso.
- Siento tener que decir esto, pero tengo que admitir que es mucho más bonito. Pero Susan, nada que ver son dos estilos completamente distintos. Y aparte, es enorme.
- ¡Que guay! Me voy a ir a vivir a Nueva jersey, chica. – entonces reí, pero en seguida me puse seria, y me lamenté muchísimo por no estar allí.
- No quieras mudarte aquí, allí estas mejor, créeme- contesté aconsejando a mi valiosa amiga.
- Ya…bueno, me imagino que extrañas todo esto, pero cuéntanos. Llevamos como diez minutos hablando y solo sé que el insti es bonito y grande.
- Bueno, la verdad es que tienen un servicio muy amable. El profesor que me tocó es muy joven, y es guapo, se llama Benjamin.
- Mmmm, no te vayas a ligar al profesor – dijo entre carcajadas
- No, pero tiene pinta de ser demasiado bueno. La clase es muy bonita, pero no conozco a nadie, todavía. Hoy solo era recogida del horario… - cuando de repente, vi pasar de nuevo al ¡chico de la bici roja! Paso y me miro con cara interesante, y su mirada me resultaba muy familiar, pero supuse que era una tontería. Me quede mirándolo hasta que se alejaba poco a poco con el teléfono en la mano sin pronunciar palabra.
- ¿Sarah? ¿Estas ahí? – escuché a Susan aclamando mi presencia telefónica angustiada.
- Eh…si. Lo siento es que me llamó mi madre y la estaba buscando – dije nerviosa, como si tuviera fuego dentro de mi cuerpo. Mentí.
- Ah bien. ¿Y que más paso?
- No mucho más. Chicas tengo que colgar. Gracias por llamar. Besitos. Las quiero.
Y la llamada finalizó. Había tantos chicos en mi mente…y ninguna chica. No había podido hacer ninguna amiga en Nueva Jersey. Aunque tampoco es que quisiera rehacer mi vida tan rápidamente. Mis amigas eran geniales y siempre iban a estar conmigo. Pero…Charlie, el chico de la bici roja, el chico de miradas profundas…
Y los dos últimos, los más misteriosos, aunque Charlie también lo era al fin y al cabo. Todavía no había sido capaz de decirme a la cara, mirándome a los ojos, que me quería. Y él ha sido el chico que me ha gustado desde que pise por primera vez Detroit.





9 comentarios:

bailarina dijo...

Me encanta tu blogg!! Lo sigo!! Ya estoy deseando de que vuelvas a postear otra noticia!! A mi me pasa lo mismo q a ti en esta entrada!! Un besito!! Muak!! Y no pares de escribir!! Que te lo passes chupirichai en el campamento!! Te esperamos!!

**Marta** dijo...

me está gustando el chico de la mirada profunda hay un nose que, que me gusta
espero que vulvas pronto del campamento para poder segui leyendo tu blog, pero pasatelo bien

ღ_Ěммэ†tά_ღ dijo...

holaa!! muy buena la entrada!
yo tambien opino que "el chico de la mirada profunda" es muy misterioso e interesantee!!! hahahhah

(no sabia que te habias ido de campamento!! que suertee!! =D que te lo pases genial!! y espero que cuando vuelvas tengas nuevas ideas para seguir la historia!! que esta emocionantee hahah!

un besoo cuidatee (^.^)

CriiS dijo...

Holaa!
Sigue pronto la historia que me encantaa!!
Pasatee!!

**Marta** dijo...

pasate por mi blog forever young que te he dejado un premio
espero que vuelvas pronto para seguir con la historia

Stefy dijo...

vuuelve a escribir pronto porfissssssssssss

Stefy dijo...

Necesito tu historiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Stefy dijo...

Pasate por mi bloggggggggggggggggggggggggggggg porfa:
http://stefyunaotrayotavezmas.blogspot.com

SiLviA=) dijo...

tengo ya ganas de que vuelvas a postear!!
Bss

Publicar un comentario